Bolonia y la reforma del Sistema Educativo actual.

La casualidad ha hecho que hoy llegaran a mis ‘manos’ dos videos de interés, relacionados entre sí, que me sirven para reflexionar  acerca del proceso de Bolonia (Plan Bolonia: preguntas y respuestas), y en general de la reforma del sistema educativo actual.

EEES2El primero de dichos videos (‘Plan Bolonia sin rodeos‘) muestra, en lenguaje ‘muy llano’, una visión crítica del Proceso de Bolonia, defendiendo entre otras cosas que, como respuesta a la inflación actual de ‘títulos’ y a la necesidad de segmentar la oferta del ‘mercado’ (incorporando la titulación de ‘master’), se trata de una estrategia para que nada sustancial cambie  y a la vez  aumentar los costes. Este vídeo de un profesor (decano) de la Universidad de Vigo, presente ya en You Tube, ha tenido una gran acogida (mas de 100000 visitas).

Independientemente de la verdad parcial de sus críticas (una vía mas cara y alternativa,  a la actual,  para ofertar lo mismo ‘en cuanto a horas de formación presencial’,   3000), y de la difícil, y precaria,  situación laboral de los jóvenes (y no tan jóvenes) egresados de nuestras universidades, que podría justificar por si mismo la contestación al sistema educativo actual y a la propuesta que se ofrece con Bolonia (en aras a la movilidad y a la modernización de las universidades), … independientemente de todo ello, una cierto desasosiego e intranquilidad ha quedado en mí.

En cualquier caso, desde mi punto de mi vista, existen  razones  objetivas para llevar a cabo la reforma de nuestro sistema educativo actual, en sus diferentes niveles (en particular el universitario). No solo eso, como respuesta a una sociedad global cada vez mas interconectada, interdependiente,  diversa y compleja, necesitamos que nuestros sistemas educativos evolucionen (¿hacia dónde?) para formar ciudadanos y profesionales, en definitiva personas, capaces de afrontar los retos de la misma.

Por esta razón, contemplando el proceso de Bolonia: por una parte como una oportunidad única para actualizar nuestras universidades a los requerimientos que la nueva sociedad del conocimiento y en red exige, y por otra  como un complejo proceso de cambio radical en el gobierno y desempeño de la función académica,  surge en mi una cierta intranquilidad o temor ante la posibilidad de que, dada la considerable y paradójica inercia de la universidad como institución,  se ‘aproveche’ el desconcierto y críticas actuales al proceso de Bolonia para que, definitivamente,  todo quede en una mera reforma administrativa (‘a rio revuelto ganancia de pescadores’).

En este sentido, pues, lo fundamental es reflexionar, y acertar en la respuesta, a la pregunta… ¿hacia dónde cambiar nuestro sistema educativo?.

Es aquí donde entra en juego el segundo de los vídeos anunciados al principio de este comentario. En efecto, por medio de María José Gómez Herreros (doctoranda de nuestro programa de doctorado), y en el contexto de un trabajo sobre  e-Competencias para la Ingeniería, he conocido el video ‘Educar para fabricar ciudadanos’.

redes 49

Dicho video, el número 49 de la serie ‘Redes’ de TVE (La 2), emitido ayer domingo, se ha confeccionado a partir de unas jornadas celebradas en Whasington bajo el título: “Educating World Citizens for the 21st Century, el cuál comienza con la siguiente frase:

“El antiguo modelo de enseñanza ya no es válido en una sociedad basada en el conocimiento” (Linda Darling-Hammond)

En este sentido, la  pregunta focal de dichas jornadas era:

¿Hacia dónde ha de evolucionar nuestro sistema educativo para formar a ciudadanos capaces de afrontar los retos del S XXI?

Para dar respuesta a la misma, el Mind and Life Institute reunió personalidades del mundo de la ciencia (sicólogos, neurólogos, educadores,…) y del mundo contemplativo    ( encabezados por el Dalai Lama como invitado especial).

¿A qué se debe que destacadas personalidades procedentes de diferentes campos de la ciencia se reúnan para reflexionar acerca de la necesidad de replantear la noción de ciudadanía, de sus valores y habilidades?, ¿a qué se debe que inviten, además,  a personas representativas del mundo contemplativo ó espiritual?, ¿qué preocupación común comparten ambos mundos, en principio, aparentemente distintos?, ¿qué soluciones, propuestas o experiencias  aportan?, ¿qué tienen que ver con el mundo de la educación?, ¿qué impacto producen?, ¿tienen algo que aportar al proceso de renovación de las universidades?, …

Una novedad sustancial en el panorama actual de la economía del conocimiento, es la emergencia ‘formal’ de los intangibles, así como la consideración de la persona como el recurso clave de la misma. Ello conlleva la necesidad de aprender a gestionar recursos intangibles, cuando hasta ahora sólo se contemplaba la gestión de recursos físicos o tangibles (dinero, bienes inmuebles, recursos materiales en general). La peculiaridad de los recursos intangibles (p.e. el conocimiento y/o la información) reside en que no se ajustan al modelo  tradicional ‘ganador-perdedor’ de los recursos físicos (‘uno gana los demás pierden’). En efecto, si yo comparto conocimiento o información con otra persona, no implica perderlo  sino, todo lo contrario, la posibilidad de aumentarlo (modelo ‘ganador-ganador’).

Tradicionalmente el ser humano, partiendo de su propio contexto cultural y circunstancias personales, persigue  la felicidad personal, aunque muchas veces no lo parezca.  Con el desarrollo de la neurociencia (conocimiento del funcionamiento del cerebro) y de la inteligencia emocional, conocemos mas  acerca del potencial humano, y de cómo la felicidad incide directamente sobre la salud y el bienestar socioemocional.

A su vez, desde el ámbito de la educación, una cierta preocupación en las aulas, y campus, se está extendiendo por todo el mundo debido a diferentes causas como, en mayor o menor grado: la violencia emergente; el fracaso escolar; la desmotivación creciente en alumnos y profesores; el estrés generacional con la tecnología; el agobio de que ‘algo’ hay que cambiar y no saber qué, y sobre todo cómo; etc.

educando ciudadanos para el s xxi

Partiendo de  estos, y otros, mimbres, una de las primeras conclusiones que se alcanzaron, en las jornadas ‘Educando a los ciudadanos del mundo para el  S XXI’, fué la necesidad de replantearse la noción de ciudadanía, sus valores y habilidades requeridas para ‘ser y estar’ en un mundo cada vez más interconectado e interdependiente, global y diverso.

“Debemos desarrollar una actitud que considere al resto del mundo como parte de mi mismo” (Dalai Lama)

¿Cómo regular la actitud mental de cada uno de nosotros?, ¿cómo gestionar nuestras emociones?, ¿cómo aprender técnicas dirigidas a mejorar la interacción social  y a regular las emociones?, ¿cómo hacer hincapié de la expresión respetuosa de los sentimientos y del valor de la diversidad? ( notar p.e. que ello abre grandes posibilidades a la creatividad, condicionada a veces  por la verguenza personal y la crítica externa), ¿cómo incrementar la conciencia de uno mismo? , ¿ cómo aumentar la empatía y la cooperación frente a los tradicionales ‘codazos’ y competitividad?, ¿cómo hacer compatibles competitividad, colaboración y compartición?,

¿cómo se consigue todo ésto?…

‘a través de la educación’, ‘reflexionando sobre la profesión del docente’, ‘mediante programas de aprendizaje social y emocional,  aplicables a todas las etapas del sistema educativo’

Dichos programas de aprendizaje social y emocional  abordan cinco áreas esenciales en el desarrollo social y emocional: 1.- Autoconciencia; 2.- Autogestión (de emociones y comportamiento); 3.- la Conciencia Social (que implica empatía); 4.- las Capacidades Relacionales; y 5.- la Responsabilidad en la Toma de Decisiones.

Notar que con estas propuestas, lo que se persigue no es solo acumular conocimientos (contenidos), sino que los  estudiantes en general desarrollen habilidades que les permitan crecer como personas, capaces de afrontar los retos y oportunidades de la vida, lo que conlleva cambios radicales del sistema educativo en general, a todos los niveles.

Como conclusión fundamental llegaron a que:

“la gran reforma pendiente es cambiar la formación de los docentes”.

En definitiva, pues,  por parte de la comunidad universitaria, y en particular de la institución y los profesores, es el momento de reflexionar y de actuar, de conocer el nuevo ‘rol’  y paradigmas del Aprendizaje, para ser capaces de responder al requerimiento actual de: 1.- educar a nuestros estudiantes para la Sociedad RED a la que van destinados; y 2.- formar y aprender en RED.

Otras entradas relacionadas con la actual:

Numero extra de la revista ARBOR (CSIC), sobre “Innovacion educativa”…

Una comparativa de dos sistemas educativos de ‘éxito’ (Finlandia y Malasia): reflexiones de interés.

‘Aprender a SER (Know To BE) en la Sociedad RED’

Hacia un eLearning adaptativo y personalizado, en el ámbito de Moodle y basado en condicionales.

Entorno Personal, y Corporativo, de Aprendizaje (e-learning 2.0), basado en iniciativas abiertas

¿Se puede permitir un profesor tecnológicamente ignorante?

Conferencia internacional sobre ” Metodologías e-Learning y políticas institucionales”

La Era del Aprendizaje, el Conocimiento, la Sostenibilidad y la Tecnología: de las TIC a las TICA (1/2).

Del Blog al PLE y a las Redes Sociales: hacia un Entorno de Aprendizaje Personal y autogestionado

Be Sociable, Share!

2 comments

  1. daniel dice:

    Hola Enrique, muy interesante esta entrada, acabo de descubrir tu blog y estoy sumergiéndome en lo que vas contando.

    A mí me parece que el proceso de Bolonia, con todos sus potenciales errores hace falta. Una universidad más centrada en la obtención de capacidades que de conocimientos teóricos y que tiene en cuenta no sólo la presencia del alumno en la clase magistral sino otro tipo tareas, ciertas críticas que a veces leo de que deja a la universidad a los pies de las empresas me parecen tan fuera de este mundo que ni las comento.Y lo de la universidad cara y/o barata, como se han hartado a explicar desde la UE, nadie se mete en como financia cada estado miembro sus estudios universitarios, eso no es Bolonia, eso tendrá unos responsables, seguramente, más cercanos.El problema es que creo que la universidad española ha aprovechado la ocasión para tratar de hacer su propia “reconversión industrial”, y eso afecta a intereses profesionales que tienen derecho a defenderse, como no, pero que enturbian el debate.

    Porque la universidad tiene que cambiar (como otros servicios públicos, por ejemplo, en el que yo trabajo) si quieren aportar algo, o dicho en otras palabras, sobrevivir al nuevo tiempo, que en el caso de las universidades conllevan una competencia hasta ahora desconocida, procedentes de nuevas vías de adquisición del conocimiento, algunas de las cuales hoy suena freak, pero que dentro de un tiempo pueden ser muy prestigiosas, como las llamadas “universidades corporativas”. Cambiar no es una opción, el problema, como bien indicas es hacia donde o de qué manera. Y eso cuesta asumirlo, porque aunque críticos con las carencias de nuestros sistemas, los que estamos dentro nos sentimos más o menos confortables y, asumiendo que hay que cambiar cosas, siempre preferimos que cambie el otro…por eso es tan importante asumir que el cambio nos afecta, que debemos cambiar para poder ser protagonistas, y no títeres en su ventolera …

    Perdona la disgresión, Enrique, que creo que no aporta nada, pero así ya sabes que tienes un lector amigo más por estos andurriales digitales.

  2. Estimado Daniel,

    Encantado de coincidir de nuevo. Efectivamente, también soy yo de la opinión de que el proceso de Bolonia, a pesar de las sombras que puediera tener, lo debemos contemplar como una oportunidad para reflexionar y comprometernos en la adecuación de la Universidad a esta nueva sociedad en RED.

    Aprovecho para comentarte que hemos actualizado a la versión 1.7.1 de elgg, la Red Social ‘Sociedad y Tecnologia’ (http://www.sociedadytecnologia.org/), y que en esta nueva etapa, nos gustaría contar con tus aportaciones y comentarios a la misma. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Anti-spam image