I+D+i: bastante ‘I’ de investigación, poca ‘D’ de desarrollo y menos ‘i’ de Innovación.

En el interesante artículo ‘Un modelo de I+D+i obsoleto’ (Jose Luis Barbería, El Pais 03/12/07), ante la todavía no creada, y prometida, ‘Agencia de la Financiación de la Investigación’, el autor indica que, aún cuando las inversiones han aumentado, el retraso en la reforma del modelo de gestión de la I+D pública… ‘dificulta la eficaz administración de fondos públicos que están irrigando el sistema’.

El debate sobre la I+D+i española, es un debate abierto, una necesidad social y una responsabilidad para todos los actores implicados. Tal como se menciona en el citado artículo, es de destacar la relativa baja ‘participación privada en I+D+i (47’1%, frente al 60% ó 65% de las economías avanzadas)‘, así como la pobre presencia de empresas españolas en el ranking de las mil empresas europeas que más invierten en investigación (‘Telefónica, la primera, ocupa el puesto 40; Amadeus Global Travel, el 92’). Necesidad, pues, de una mayor implicación del sector privado, aún cuando ‘se aprecia un cambio de mentalidad empresarial, al calor de una política de deducciones fiscales’.

Con un nivel aceptable en investigación básica y menor impacto en investigación aplicada y transferencia de resultados de I+D+i, mucho tendría que decir, también, la Universidad en este debate (criterios de promoción académica, apoyo a una I+D+i colaborativa, EEES, cultura de cooperación /colaboración, integración socio-económica, adecuación organizacional y del profesorado, repositorio abierto de contenidos, etc), sin embargo lo dejaremos para una mejor ocasión.

En el momento actual, me gustaría relacionar el artículo que nos ocupa (obsolescencia del modelo de I+D+i), con el informe Exploiting Europe’s Knowledge Potential: ‘Good Work’ or ‘Could do Better’, difundido por The Work Foundation y comentado recientemente en los ‘postings’ Trabajadores del Conocimiento, competitividad, calidad del entorno del trabajo, y cohesión social…

En particular trataremos de reflexionar acerca del hecho siguiente (‘Paradoja -actualizada- de la Productividad’): si tal como menciona el artículo origen de este post, ‘En inversiones el Gobierno ha hecho sus deberes…’, pero sin embargo se cuestiona la ‘eficaz administración de fondos públicos…’ de la I+D pública, …

¿cómo podríamos alcanzar la ‘Efectividad de las inversiones en I+D+i’, en el contexto de la economía del K?

Aún cuando, tradicionalmente, la economía del K ha sido definida en términos de: Tecnologías e Industrias del K, intensidad en I+D, uso intensivo de las TIs, y un restrictivo perfil de trabajadores del K, en la actualidad debe contemplarse como un proceso universal de transformación de nuestras economías y que opera a través de todos los sectores de la economía, de modo que están desapareciendo los límites tradicionales entre sectores, al tiempo que nuevas industrias están emergiendo como las principales fuentes de empleo y de generación de valor añadido. De este modo, la economía del K afecta a todos, no solo a las organizaciones intensivas en información y conocimiento, o a los llamados trabajadores del K.

Pues bien, si tal como propone la estrategia de Lisboa, aceptamos que ‘el crecimiento debe estar basado en el conocimiento (K)’, es decir, si consideramos el Capital Humano como la piedra angular de la emergente economía del K, la cuestión fundamental a resolver en relación a la competitividad y la cohesión social (modelo de desarrollo competitivo y sostenible) es:

¿qué, y cómo, hacer para que el activo más importante, la fuerza de trabajo, aporte lo mejor de si mismo?

1.- la disponibilidad y calidad del capital humano determina, condiciona, la efectividad de las inversiones en i+D+i (IV EWCS, European Working Conditions Survey)

2.- el concepto de calidad de trabajo (‘Good Work’), no solo es un objetivo para la cohesión social, sino que también es una herramienta para incrementar el retorno del capital humano en la economía del K

3.- casi tan importante como disponer de capital humano de calidad (K y habilidades requeridas) es qué oportunidades, y actitud, tiene dicho capital humano para aplicar, compartir y ampliar su K

4.- en general, por parte de los diferentes responsables (políticos, empresariales y académicos) existe una clara falta de visión y comprensión acerca del impacto social y económico, que el tránsito o transformación a una economía de la información y del conocimiento conlleva

5.- necesitamos una mayor comprensión de cómo ha cambiado y está cambiando: nuestro entorno (virtualización creciente, y global, de todo tipo de actividad (social, corporativa, profesional y personal), la naturaleza del trabajo (e-conocimiento), y el ‘modo de hacer las cosas’ (identidad digital, entornos personales de trabajo y aprendizaje)

6.- importancia crítica actual de cómo usamos la tecnología; cómo aplicamos nuestras habilidades y cómo transformamos los procesos

7.- necesidad de nuevas métricas (ROI vs VOI) para determinar el nivel de efectividad de las inversiones en I+D+i.

 

 

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
To prove you're a person (not a spam script), type the security word shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the word.
Anti-spam image